Casa Curutchet: máximo exponente de arquitectura moderna

Casa Curutchet es la única obra del arquitecto Le Corbusier emplazada en América latina. Recientemente declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, esta joya de la arquitectura moderna es uno de los grandes atractivos de la ciudad de La Plata, ya que se conserva igual que al momento de su inauguración.

Planificación. Esa palabra resume a la perfección la esencia de la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, que fue diseñada por el ingeniero Pedro Benoit a pedido del gobernador Dardo Rocha. Esa cualidad también puede apreciarse en la Casa Curutchet, ubicada en Boulevard 53 N°320. Declarada de interés provincial, turístico y Monumento Histórico Nacional en 1987, la vivienda es un logrado manifiesto de los cinco principios que el arquitecto suizo-francés Édouard Jeanneret-Gris, más conocido como Le Corbusier, enunció en 1926, pero con la particularidad de que los mismos fueron adaptados a un pequeño lote entre medianeras, con un eje longitudinal que presenta una inclinación cercana a los 45 grados. De este modo, la vivienda combina principios universales con las particularidades del contexto urbano de La Plata y, al mismo tiempo, presenta un interior estratégicamente diseñado para aprovechar al máximo los metros cuadrados de cada uno de los ambientes.

CURUTCHET Y  LE CORBUSIER

Por recomendación de sus amigos, a fines de 1948 el médico cirujano Pedro Curutchet le escribió al arquitecto Le Corbusier para encomendarle la construcción de su vivienda particular y su consultorio. Ambas edificaciones debían coexistir en un terreno de 9 metros de frente por 20 metros de fondo. El pequeño lote de 180 metros cuadrados contaba con una ubicación privilegiada -que aún hoy conserva-, frente a una amplia y arbolada avenida, y a la Plaza Rivadavia, vinculada al Bosque de la ciudad de las diagonales.

Aunque Curutchet y Le Corbusier jamás se conocieron personalmente y el arquitecto nunca pisó el terreno, el primero mantuvo una “compartida afinidad” con el segundo, a quién consideraba un intelectual innovador.  Padre del modernismo, el arquitecto suizo-francés fue odiado por los tradicionalistas y amado por la juventud de su época.

En febrero de 1949 comenzó la elaboración del anteproyecto, en función de una lista de requisitos estipulados por Curutchet, su esposa y sus dos hijas.  La vivienda debería contar con estar, comedor, dos habitaciones, dos baños, escritorio o habitación de huéspedes, departamento para los domésticos, garaje y lavadero, mientras que la clínica tendría que estar equipada con sala de espera, gabinete de consulta y habitación de internación.

La obra comenzó a fines de 1949, bajo la dirección técnica del arquitecto argentino Amancio Williams, quien fue sugerido al médico por Le Corbusier, entre otros. Durante el proceso de construcción, Williams propuso algunas modificaciones, que consistían en intervenir el sentido de la escalera para eliminar el tramo que avanzaba sobre el hall y transformar éste último en un plano enteramente vidriado. Una vez aceptadas por el arquitecto suizo-francés, las variaciones fueron incluidas.

Williams fue el encargado de gestionar y obtener la aprobación de la Municipalidad de  La Plata para la utilización de dimensiones no contempladas por el Código de la Edificación, como la atura de 2,26 metros para los locales. Durante el transcurso de la obra, la relación del arquitecto argentino y el médico comenzó a deteriorarse, hasta que, en septiembre de 1951, Williams renunció a  proyecto y fue sustituido por el arquitecto  Simón Ungar. Luego, éste fue reemplazado por el ingeniero Alberto Valdés. Finalmente, la obra se finalizó en 1955.

Casa Curutchet 6

DISTRIBUCIÓN DE LOS ESPACIOS

La vivienda se desarrolla en varios niveles. Posee un pequeño pórtico de acceso, una entrada para vehículos y una reja metálica que separa el espacio interior de la calle. Una rampa conduce al hall de entrada y, girando 180 grados, continúa hasta lo que fuera el consultorio de Curutchet y sus servicios. La liberación de la planta baja permite la existencia de un jardín, cuya pieza fundamental es el árbol que asciende por un hueco especialmente diseñado para formar parte del paisaje de la terraza en la planta superior. Asimismo, en la parte posterior de la planta baja se ubican las dependencias de servicio.

Desde el hall vidriado, por medio de una escalera que vincula verticalmente la obra, se accede a la planta pública. En el primer piso se encuentra el estar en doble altura y el comedor, desde el cual se accede a la terraza jardín que se extiende en todo el ancho del lote y posee una espléndida vista al parque. En el extremo opuesto de la planta se ubica la cocina, que cuenta con entrada de servicio.

La segunda planta está reservada para el uso privado de la familia, pues allí se ubican los dos dormitorios, cada uno con su baño. Un escritorio integrado a la doble altura del estar se presenta frente a la habitación principal.  Desde el dormitorio de las niñas, un sistema de persianas de madera permite controlar el ingreso de la luz y la privacidad del recinto.

Por otra parte, el consultorio cuenta con una circulación independiente. Situado en el entrepiso, también posee una zona de espera y otra de internación con servicios higiénicos propios, ubicada en la parte posterior de la consulta.

En total, la obra contempla 345 metros cuadrados cubiertos. En la actualidad, la Casa es alquilada a los herederos del doctor Curutchet por el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires (Capba), que desde 1989 se hizo cargo del cuidado y mantenimiento de la vivienda. Con la compra de la propiedad del contrafrente en 2001, el edificio dejó de ser utilizado como sede central del Capba y pasó a emplearse para desarrollar actividades culturales y de formación profesional. Hoy, sus puertas están abiertas a los visitantes que quieran recorrerla y tomar contacto directo con una de las obras emblemáticas del movimiento moderno en Argentina.

Casa Curutchet 5

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Casa Curutchet es el único proyecto de Le Corbusier emplazado en Latinoamérica. La vivienda fue seleccionada para integrar el conjunto de obras que la Fundación Le Corbusier y el Ministerio de Cultura y Comunicación francés nominaron para integrar la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Gracias al trabajo y la justificación de la Delegación Permanente de Argentina en la UNESCO, que destacó que “la casa no ha sufrido cambios desde la aprobación del proyecto y su construcción, de modo que el edificio se mantiene exactamente igual que al momento de su inauguración”, el edificio fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, junto a otras 16 obras del arquitecto Le Corbusier. “En lo que respecta al ámbito que lo circunda, los dos edificios vecinos permanecen sin alteraciones significativas y son protegidos a nivel local”, agrega el escrito que el 17 de julio pasado permitió obtener el reconocimiento.

El director del Capba, Julio Santana, reveló que “las  expectativas eran altas”, pues ya se habían vivido dos intentos fallidos. “La búsqueda  de la inscripción de la Obra de Le Corbusier a la lista de patrimonios de la humanidad data de hace mucho tiempo. Allá por el 2003 el Estado Francés, junto a la Fundación Le Corbusier, se planteo el desafió de la postulación en serie de 17 obras, pedido al cual la Casa Curutchet se sumó en 2006”, detalló Santana.

Le Corbusier es uno de los arquitectos más importantes del siglo XX, con más de cien obras distribuidas en todo el mundo, pero sólo una de ellas se alza en América latina, en Argentina, en la provincia  de Buenos Aires, en la ciudad de las diagonales. En ese marco, “la postulación de la vivienda la ubica a la altura de las máximas obras del arquitecto”, explicó el director del Capba.  A su vez, la Casa Curutchet pasó a ser el décimo Patrimonio Mundial de la Humanidad que ostenta la Argentina y el único emplazado en la provincia de Buenos Aires, lo que la convierte en un foco de turismo a escala nacional e internacional.

Casa Curutchet 4

INFORMACIÓN ÚTIL

Dirección: Calle 53 N° 320. La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Días de visita: martes a viernes de 10 a 17. Sábados y domingos de 13 a 17.

Teléfono: (+54 221) 4218032 / 4822631

+info: www.capbacs.com

Texto y fotos de Gabriela Naso.

Comartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

One Comment

  1. Pingback: Casa Curutchet: máximo exponente de arquitectura moderna | All by the words

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *