Cerro Frías: naturaleza y aventura

Ubicado en el corazón de la Estancia Alice, Cerro Frías ofrece una amplia variedad de actividades para que los amantes de la adrenalina se diviertan y, al mismo tiempo, disfruten de la belleza de la región.

A sólo 23 kilómetros del centro de El Calafate, Cerro Frías nos invita a vivir una tarde de aventura en la montaña. Desde la Ruta Provincial 11, el transfer ingresa en la Estancia Alice para llevarnos a los pies del Cerro, donde ondea una bandera argentina. Nuestro chofer, Tomás, nos conduce al interior del Centro de Visitantes y Restaurant de Campo, un salón amplio y cálido, que ofrece fabulosas vistas del Valle del Centinela.

Anne nos recibe con una sonrisa afectuosa y un acento alemán que revela su origen europeo. Luego de la cordial bienvenida, la joven nos divide en grupos según la actividad que realizaremos -4×4, trekking, cabalgata o tirolesa-  y nos invita a dejar en el salón las pertenencias que no precisaremos durante el paseo.

Cerro Frías - Vistas

Libres del peso extra, seguimos a Anne y a nuestro guía, Brian, hasta las caballerizas. Uno por uno, nos asignan los caballos que montaremos. Son criaturas nobles, mansas y de magnífico porte. Cuando todos estamos listos, comenzamos el ascenso a través de los senderos, con Brian a la cabeza. Avanzamos en fila, a un ritmo tranquilo que nos permite apreciar la belleza del entorno.

La figura de EOLO Hotel se alza en la ladera este del Cerro Frías. La estepa patagónica se extiende a nuestro alrededor y sólo se escucha el ruido de los cascos de los caballos al chocar contra el suelo. Recién a esta altura del trayecto comenzamos a sentir el viento en el rostro. Es una sensación agradable, refrescante, una caricia que nos llena de energía.

EOLO Hotel

Al norte observamos la superficie del Lago Argentino. Su color lechoso, casi surrealista, parece sacado de una de las obras de Salvador Dalí. Los caballos avanzan, mientras liebres y guanacos nos observan distantes. Las primeras se escabullen con rapidez; los segundos nos vigilan con prudencia.

Nos encontramos a pocos kilómetros de la frontera con Chile. Gracias a la falta de nubes, tenemos la posibilidad de contemplar Torres de Paine en el país vecino. Una pequeña parada fotográfica nos permite llevarnos una hermosa postal de la que somos protagonistas. El valle, los cerros y las cumbres distantes se combinan a la perfección. ¡Es la naturaleza en su máximo esplendor!

Cerro Frías - Cabalgata (2)

El sendero nos guía por un pequeño bosque de lengas, hasta alcanzar la otra ladera del cerro, por donde iniciamos el descenso. En esta oportunidad, las liebres y los guanacos fueron reemplazados por vacas, que se encargan de dejar en claro que ese es su territorio.

De regreso en las caballerizas, nos despedimos de los magníficos caballos y nos dirigimos nuevamente al Centro de Visitantes. “¿Cómo les fue?”, nos pregunta Anne. La sonrisa en nuestros rostros habla por sí sola. ¡Fueron dos horas fabulosas! A modo de cierre, degustamos las delicias caseras del restaurant, mientras contemplamos las magníficas vitas que nos regala Cero Frías. Sin dudas, es una experiencia para repetir y un sitio al cual regresar.

LogoCerroFrias_home_ch

+info: www.cerrofrias.com | E-mail: cerrofrias@cotecal.com.ar | Tel.: (0054-2902) 492-808

 

Texto y fotos de Gabriela Naso.

Comartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *