Entre ríos y montañas

El cielo se pintó de tonalidades anaranjadas. Dejé atrás el cartel de “Bienvenida” y la entrada del pueblo. Crucé el puente sobre el Río Fitz Roy, pasé la oficina de Parques Nacionales e inicié el ascenso hacia el Mirador de los Cóndores con las primeras luces del día.

El Chaltén comenzaba a despertar. El sol bañaba cada uno de los picos de las Cordillera de los Andes, desde el Cerro Solo hasta el Eléctrico, pero las calles permanecían bajo la sombra de “el muro”. Así llamaban los locales al cerro ubicado del otro lado del Río de las Vueltas que, por su altura, retrasaba la llegada de los rayos de sol.

Intenté llegar al Mirador de las Águilas, pero un par de vacas me cerraron el paso. Decidí no enfrentarme con ellas. Pegué media vuelta y bajé al pueblo. 

En las calles, los vecinos se saludaban con un “hola” o un simple gesto de la cabeza, mientras los chicos jugaban en la vereda o se subían a sus bicicletas, a las que jamás les ponían candado. Nadie parecía tener prisa en ese paraíso de montaña. “Permiso”, “por favor” y “gracias” eran palabras que se repetían en distintos idiomas hasta el infinito. Esos pequeños detalles, que hacían a la cotidianidad del pueblo, eran también parte de su atractivo. A eso se sumaba una fuerte conciencia ambiental por parte de locales, viajeros y trabajadores de temporada. En las veredas había cestos de residuos diferenciados y, en general, los hospedajes tenían la misma política.

Cuando llegué a la otra punta del pueblo, tomé la Ruta Provincial (RP) 41 y bordeé el Río de las Vueltas hasta el Chorrillo del Salto.

Antes de volver al hotel, hice una parada en La Waflería y probé uno de sus platos dulces. Por la tarde, pasó a buscarme el transfer para ir al Aeropuerto. Al marcharme, no puedo evitar mirar hacia atrás. No deseaba irme, pero lo hacía con la promesa volver. Dicen que la verdadera esencia de El Chaltén se descubre durante el invierno, cuando los días son cortos y el rugido del viento se vuelve una presencia constante.

Texto y fotos de Gabriela Naso.

Comartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *