Ex Estancia San Juan

Ubicada a 40 minutos de la Ciudad de Buenos Aires, en el corazón del Parque Pereyra Iraola, la Ex Estancia San Juan ofrece un viaje al pasado. Emplazada a la vera del Camino Parque Centenario, sobre un predio de 2 mil hectáreas, en la actualidad es la sede de la Escuela de Policía Juan Vucetich.


La historia del Parque Pereyra Iraola comenzó a escribirse en 1580,  cuando don Juan  de Garay realizó el reparto de tierras que iban desde lo que hoy es Wilde hasta Magdalena. En aquel momento se entregaron 30 propiedades  denominadas “suertes de estancias”, una de las cuales fue otorgada a don Antón de Higueras. Con el correr de los años la propiedad, de unas 13 mil hectáreas, pasó a denominarse Estancia Las Conchitas. El 21 de junio de 1850 doña Juana Rita Pinto de Ximenez, viuda de don Pedro Capdevila, vendió las tierras de Las Conchitas a don Simón Pereyra. Así nació la Estancia San Juan, que ya contaba con el casco principal, cuyos pisos, vitrós y aberturas se conservan hoy en día.

 DSC_0361

Don Simón falleció en 1852, dejando como heredero a su único hijo, don Leonardo Pereyra Iraola, quien fue el gran transformador de la propiedad. Ese mismo año don Leonardo emprendió un viaje de unos tres años por Europa y Rusia, junto a su primo don Martín Iraola. De su experiencia por el viejo continente, don Leonardo trajo adelantos tecnológicos para el campo y la memoria repleta de imágenes de los parques y jardines europeos.

En 1860 don Leonardo mandó a sembrar el vivero de la Estancia San Juan. El paisajista belga Charles Vereecke fue el encargado de diseñar el parque. Diez años después, en 1870, la propiedad contaba con unas 4 mil plantas que iban de los 3 a 15 metros de altura. Los primeros eucaliptos del país fueron plantados en las tierras de los Pereyra Iraola. Domingo Faustino Sarmiento, amigo de la familia, conocía el proyecto de don Leonardo, por lo que le entregó las primeras semillas ingresadas al país, provenientes de Australia.

DSC_0400 Otra de las especies destacadas fue el Agathis Alba, más conocido como  Árbol de Cristal. Vereecke fue el encargado de manipular las semillas de esta especie exótica, proveniente de la zona selvática de Malasia, para adaptarla a la zona, pero sólo sobrevivió la hembra, más resistente, que el macho. Sin gametas masculinas, el Agathis Alba jamás pudo reproducirse, por lo que se convirtió en el único espécimen de Argentina y América del Sur.  Esta especie se característica por la resina que exuda, en forma de lágrimas, que al contacto con la luz de la luna genera brillo y emite destellos como el cristal.

En paralelo a los trabajos de paisajismo, se modificó y amplió el edificio principal de la estancia. También se construyó la magnífica capilla dedicada a la advocación del Sagrado Corazón, proyectada por el arquitecto Ernesto Bunge.

DSC_0144En aquellos años, se importaron de Inglaterra la vaca Coral y el toro Difiance, inaugurando la era de los Shorthorn de pedigrí. Poco después, San Juan se convirtió  en la cabaña madre de los Hereford del país y en una estancia modelo, por lo cual recibió la visita de personalidades ilustres del país y del extranjero, como la Infanta Isabel de España en 1910.

Hacia 1880 se introdujo en la estancia el molino de viento, siendo Pereyra Iraola y el Presidente Julio Argentino Roca los primeros en implementarlos en el país. Tenía una rueda de seis pies, un pozo calzado en mampostería, una torre de diez metros de altura. El molino fue una de las innovaciones introducidas por de los Pereyra Iraola, al igual que lo había  sido el alambrado años antes.

 DSC_0307

Tras la muerte de don Leonardo en 1899, la Estancia San Juan fue dividida entre sus seis hijos. El mayor, Leonardo Rafael, recibió el sector correspondiente al casco y al parque; Martín recibió la estancia Santa Rosa, ubicada al oeste de San Juan; y las cuatro hijas,  María Antonia, María Luisa, Sara y Laura, recibieron terrenos de menor superficie, que dieron origen a las estancias La Porteña, Abril, El Carmen y Las Hermanas.

En 1918 comenzó a funcionar el Colegio María Teresa para brindar formación a las hijas de los trabajadores de las estancias, así como niñas de Villa Elisa, Hudson y Plátanos. El establecimiento continúa abierto en la actualidad y funciona en la vieja casona levantada frente a la estación ferroviaria de Pereyra, la cual fue inaugurada  en 1872 para dar servicio a la Estancia San Juan, como parte del Ferrocarril Buenos Aires al Puerto de la Ensenada.

DSC_0420

El 7 de Enero del  año 1948,  el Presidente de la Nación Argentina, Juan Domingo Perón, anunció  la expropiación de las  estancias  San Juan y Santa Rosa, pertenecientes a la familia Pereyra Iraola, con el objetivo de “salvar este  tesoro forestal y artístico estratégicamente implantado  entre Buenos Aires y La Plata, y realizar una vasta obra cultural, social,  científico  y  turística que incluyera institutos experimentales, laboratorios, viveros y parques zootécnicos”.

El Parque Pereyra Iraola fue creado mediante el  Decreto Provincial Nº 1.465 del  año 1949. En 1967 la Ley Provincial Nº 7293 lo declaró Parque Natural,  ratificando la normativa anterior. Luego,  la Ley Nº 12.814 del 15 de noviembre de 2001,  afecta parte de la superficie  para crear una Reserva Natural Integral  Mixta, anexa a la Reserva Punta Lara. El   Comité del Programa “El Hombre y la Biósfera”, creado en el seno de la UNESCO, lo declaró “Reservas de la Biósfera” en 2007.

En 1959 la Ex Estancia San Juan se convirtió en sede de la Escuela de Policía Juan Vucetich.

En la actualidad, el Municipio de Berazategui realiza visitas guiadas a la Ex Estancia San Juan, en el marco del Programa de Turismo Cultural, que depende de la Secretaría de Cultura y Educación.

 Texto y fotos por Gabriela Naso.

Comartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

One Comment

  1. Pingback: Berazategui: nuevos circuitos turísticos

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *