Hudson: Vivir de cara al río

Sólo unos pasos bastan para comprender que la “Reserva Natural Selva Marginal de Hudson” es un espacio único. Hogar de una amplia variedad de especies de flora y fauna, ofrece un contacto íntimo con el patrimonio natural bonaerense.

Lejos del bullicio del centro, la “Reserva Natural Selva Marginal de Hudson”, ubicada en el partido de Berazategui, ofrece disfrutar de un páramo natural a sólo 40 minutos de la Ciudad de Buenos Aires. Allí se concentran más de 300 especies de aves, equivalentes al 30 por ciento del total del país, 800 especies arbóreas y 30 especies de reptiles.

UN TERRENO CAMBIANTE

La Selva Marginal es la más austral del mundo dentro de las selvas en galería desarrolladas a lo largo de los ríos Paraná y Uruguay. Pero la fisonomía de esta zona no siempre fue la que hoy presenta. Hace miles de años la región era fondo del mar, de allí que durante años se la denominara “Las Conchitas”. En el periodo prehispánico, esta zona de humedales costeros fue habitada por pueblos originarios querandíes.

Luego, el paisaje se modificó por acción del río, que arrastró semillas y especies de flora y fauna. Así se formaron los distintos estratos vegetales: árboles de alto, mediano y bajo porte, como ceibos, chal-chal, laurel del río, espina de bañado, lecherón y mata; y arbustos y epifitas –plantas que crecen sobre otras-, como lianas, claveles del aire y ciertas orquídeas, que ofrecen protección y alimento a varias especies de aves y mariposas. Con los camalotes también llegaron lagartos overos, nutrias, carpinchos y varios reptiles, entre otras especies animales.

2. Reserva Natural Selva Marginal de Hudson

Estos bañados, o tierras bajas, eran propiedad de la familia Pereyra Iraola. El 7 de noviembre de 1930 “La conchitas” recibió el nombre de “Guillermo Enrique Hudson”, en homenaje al reconocido naturista y escritor. En 1889 Hudson cofundó la primera sociedad protectora de las aves: Royal Society for the Protection of Birds (RSPB). En 1916, ya constituida la Sociedad Ornitológica del Plata (actualmente denominada Aves Argentinas), fue nombrado primer socio honorario de la asociación.

Por aquellos años, entre 1920 y 1939, la costa de Hudson era conocida como la zona de los sabaleros, pues de allí se obtenían toneladas de sábalos comercializables.

UN PASEO PARA TODA LA FAMILIA

A través de la gestión del área de Ecología y Ambiente de la Subsecretaría de Cultura y Educación, el Municipio de Berazategui declaró “Reserva Natural Selva Marginal de Hudson” a esta región de 1600 hectáreas, por medio de la ordenanza 2131/91. En la actualidad, el Municipio de Berazategui realiza visitas guiadas a la costa de Hudson, en el marco del Programa de Turismo Cultural, que depende de la Secretaría de Cultura y Educación. Este paseo forma parte de los “Senderos Verdes” que buscan afianzar la apropiación creativa y afectiva del patrimonio cultural y natural que determinan la identidad local y regional.

Con el sol en alto, nos trasladamos en minibús desde el centro de Berazategui hacia la rivera de Hudson. El viaje sólo demanda uno pocos minutos. Tras pasar el peaje de Hudson de la Autopista Buenos Aires – La Palta, la calle 63 nos invita a sumergirnos en la Selva Marginal, que se extiende hasta Punta Lara. A mitad de camino es momento de dejar la comodidad del vehículo para comenzar la caminata que permitirá apreciar las distintas especies vegetales. A lo largo del circuito de observación e interpretación, los guías relatan la historia de la región.

5. Reserva Natural Selva Marginal de Hudson

Una vez alcanzada la costa del Río de La Plata, es momento de detenerse para disfrutar de la belleza del paisaje e interiorizarse en su historia. Lo que hoy es un paseo recreativo en plena expansión, que guarda armonía con el medio ambiente, a principios del siglo XX fue una zona pesquera en pleno auge.

A través de distintos senderos nos adentramos en el interior de la Selva Marginal, donde se observan las típicas viviendas costeras construidas sobre pilotes. Estas rústicas moradas son el fiel reflejo de otro modo de vida, que prioriza el contacto con la naturaleza y el respeto por el medio ambiente.

6. Viviendas de la Costa de Hudson

De regreso en la zona recreativa, es hora de disfrutar de un pequeño refrigerio de cara al río, rodeados por el pulmón verde del Gran Buenos Aires.

Texto y fotos de Gabriela Naso.

 

Comartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

One Comment

  1. Pingback: La magia de vivir a la vera del rio | All by the words

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *