Posada del Virrey

Emplazada en un sitio privilegiado, la posada combina espacios amplios y habitaciones espaciosas con el confort y la comodidad de la vida moderna.


Ubicada sobre una típica calle adoquines -De España 217-, la Posada del Virrey es uno de los alojamientos emblemáticos de Colonia del Sacramento, Uruguay.  El edificio, que data de 1850,  se encuentra a sólo una cuadra del Muelle de Yates, por lo que cuenta con uno de los mejores emplazamientos de la ciudad.

DSC_0240

Su bella fachada nos da la bienvenida y nos invita a adentrarnos en la vida del siglo XIX. La calidez es una marca que se encuentra en todos los espacios y se destaca aún más en los meses de invierno, cuando el hogar a leña esparce el aroma a quebracho por los espacios comunes. Los techos altos y el mobiliario antiguo combinan a la perfección con las gruesas paredes de piedra, que encierran el encanto de las construcciones de antaño.

Y si de historia se trata, la Posada del Virrey tiene mucha para contar. Según cuenta una leyenda, la propiedad habría pertenecido a una vice – reina inglesa, que vivió allí hasta que Colonia fue ocupada por los portugueses. De aquella época muy poco se conserva, pues gran parte del mobiliario fue vendido con el correr del tiempo.

Aún se mantienen los mosaicos y pisos originales, que fueron exclusivamente traídos de Inglaterra, y el hogar del salón comedor, donde se ofrece un exquisito desayuno buffet. En el patio exterior también se conserva el viejo aljibe, que posee tres túneles de salidas, los cuales formarían parte de una red subterránea que comunicaba gran parte de la ciudad antigua y vinculaba puntos estratégicos.

En la actualidad, la Posada del Virrey dispone de 13 habitaciones con impronta propia, distribuidas en dos plantas, un patio interno y otro externo, y una terraza panorámica con una vista exclusiva de la costa. Cada ambiente fue pensado y equipado para ofrecer el máximo confort. Tantos sus amenities, como la atención de su personal garantizan una agradable y placentera estadía.

Texto y fotos por Gabriela Naso.

Comartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *