¿Qué hacer en El Calafate?

“Quien pruebe las jugosas bayas de calafate regresará al sur”, reza una antigua leyenda tehuelche. El calafate es el fruto que nace de un pequeño arbusto homónimo, típico de la Patagonia, el cual da nombre a la ciudad que se alza como un oasis en medio de la estepa, a orillas del majestuoso Lago Argentino.

Ubicada a 316 kilómetros de Río Gallegos, en la provincia de Santa Cruz, la localidad de El Calafate es conocida como la puerta a la “Tierra de los glaciares”, gracias a su cercanía con el Parque Nacional Los Glaciares (PNLG) y el Glaciar Perito Moreno -declarados Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO-. La ciudad está asentada en la Bahía Redonda, sobre la margen sur del Lago Argentino, y al pie del Cerro Calafate, a sólo 185 metros sobre el nivel del mar.

Con una precipitación anual que ronda los 200 milímetros, no es de extrañar el paisaje árido, casi desértico, que se observa a lo largo de los 23 kilómetros que separan el aeropuerto de la ciudad. Es la estepa patagónica en su máximo esplendor, hogar de guanacos, zorros colorados y grises, choiques -o ñandúes petizos-, caranchos, águilas moradas, pumas y liebres.

Un poco de historia

Los primeros habitantes de esta zona fueron los tehuelches, quienes en su propio idioma se llamaban “aónikenk”, que quiere decir “gente del sur”. Este pueblo nómade se dedicaba a la caza de animales, como el guanaco y el choique, y a la recolección de frutos.

Tras el descubrimiento del Estrecho de Magallanes en 1520, el mundo puso sus ojos en la Patagonia, paso natural entre los océanos Atlántico y Pacífico. Entonces, el  Gobierno invitó a los ciudadanos del mundo a establecerse en la Patagonia, motivo por el cual se designaron exploradores para conocer estas lejanas tierras. En primer lugar, se envió al subteniente Valentín Feilberg. Luego, la tarea fue asignada al joven científico Francisco Pascasio Moreno, más conocido como “Perito Moreno”. En 1877 Moreno vislumbró el tercer lago más profundo de América, al que llamó “Argentino”.

Las tierras cercanas a la costa atlántica fueron las primeras en ocuparse, pues el acceso era por barco. Con el tiempo, los inmigrantes se esparcieron por los rincones más recónditos de la Patagonia. A principios del siglo XX, los grandes estancieros ya se habían asentado en el sur argentino.

Las enormes distancias hicieron que fuera necesario crear paradores, los cuales se emplazaban cada tres leguas. Estos lugares de detención se ubicaban cerca de arroyos y lagunas, buscando el reparo del viento que ofrecían las grandes matas de calafate. Con los años se instalaron almacenes de ramos generales, hospedajes de paso y talleres para reparación de carretas. De este modo, la zona de lo que hoy se conoce como El Calafate se fue poblando cada vez más, hasta alcanzar los 300 habitantes.

Por ley provincial, la localidad se fundó el 7 de diciembre de 1927. En 1930 la ex Dirección de Tierras realizó la mensura del pueblo, que fue declarado Municipio en noviembre de 1973.

¿Cómo llegar?

-Vía aérea: Existen varios vuelos diarios hacia El Calafate desde Buenos Aires, Ushuaia, Bariloche, Trelew, Cordoba y Rosario. El Aeropuerto Internacional Cte. Armando Tola de El Calafate se encuentra a 23 kilómetros del centro de la ciudad.

-Vía terrestre: Ya sea en auto o en micro, las vías más frecuentes suelen ser las rutas nacionales N°3 y N°40.  En ómnibus, se puede llegar desde Buenos Aires con combinación en Río Gallegos (36 hs primer tramo + 4 hs segundo tramo) o desde Puerto Natales, en Chile (5 hs).

¿Qué hacer?

-Parque Nacional  los Glaciares: Con una superficie de 726.927 hectáreas, el PNLG es el más extenso del Sistema Nacional de Áreas Protegidas Argentinas. Fue creado en 1937,  a través del Decreto Nº 105.433, para “preservar una extensa área de hielos continentales y glaciares, del bosque andino-patagónico austral y muestras de la estepa patagónica”. En 1971, mediante la Ley N°19.292, se establecieron los límites actuales y la zonificación de Parque Nacional y Reserva Nacional.  Diez años más tarde, fue declarado “Patrimonio Mundial de la Humanidad” por  la UNESCO, convirtiéndose en el primer Parque Nacional en obtener esta mención.

El PNLG, que comprende parte de la ecorregión de la estepa patagónica y los bosques patagónicos, debe su nombre a las grandes masas de hielo que alberga. Como todo gigante, los glaciares avanzan con movimientos lentos, mientras sus figuras se recortan de forma caprichosa, según el gusto de la naturaleza. Verlos es tan impactante como presenciar los desprendimientos de grandes bloques de hielos.

Sin ser el más grande, el Glaciar Perito Moreno es el más conocido a nivel mundial, debido su fácil acceso y la espectacular ruptura que ofrece aproximadamente cada cuatro años, cuando se quiebra el puente de hielo. Con 60 metros de altura y un frente de 5 kilómetros, el Glaciar Perito Moreno se origina en el Campo de Hielo Patagónico Sur, que conforma la tercera concentración de hielo más grande del mundo, después de las de ambos polos.

Además, el Parque cuenta con cerros imponentes y espejos de agua majestuosos. Los bosques de lenga y ñire merman a medida se desciende de los cordones montañosos y son reemplazados por el notro y el calafate. Finalmente, la estepa patagónica se apodera del paisaje, con sus característicos pastizales y arbustos achaparrados y espinosos, como coirón, neneo y mata guanaco.

El PNLG es hogar de una variada fauna. Allí encuentra refugio el huemul, el emblemático ciervo que se encuentra en peligro de extinción debido a la reducción de su hábitat, la caza y las enfermedades transmitidas por el ganado.  Para ofrecerle las máximas garantías de conservación, la especie  fue declarada “Monumento Natural Nacional” en 1996.

  • ¿Cómo llegar?: En auto, taxi, remis, ómnibus regulares o excursiones.
  1. Al Glaciar Perito Moreno: tomar la Ruta Provincial (RP) N° 11 desde El Calafate (80 km);
  2. A Puerto Bandera: transitar por la RP N°11, desviándose a la derecha por la RP N°8 (47 km);
  3. A Lago Roca: circular por la RP N°11 en dirección hacia el Glaciar Moreno, desviándose a la izquierda por la RP N°60 (ripio) hasta conectar con la RP Nº 15, o realizar todo el tramo (50 km) por la RP N°15 (ripio); y
  4. A El Chaltén: tomar la RP N°11, luego transitar por la Ruta Nacional N°40 en dirección norte y combinar con la RP N° 23 hasta la Capital Nacional del Trekking (220 km).

-Glaciar Perito Moreno: Más allá de la clásica visita a las pasarelas, existen distintas alternativas para conocer el Glaciar Perito Moreno. Las propuestas de trekkeing son una opción más que recomendable para recorrer esta gran masa de hielo de un modo más íntimo. Se parte del Puerto Bajo las Sombras y, luego de 20 minutos de navegación frente a la pared sur del Glaciar, se llega a la costa sudoeste del brazo Rico del Lago Argentino. La aventura comienza una vez que los crampones están puestos.

Durante dos horas, los guías conducen a un grupo reducido por un circuito maravilloso, que permite caminar entre grietas y contemplar las imponentes paredes de hielo. Para los más aventureros, el Big Ice ofrece un viaje al centro del Glaciar.

-Glaciares gourmet: MarPatag invita a surcar las aguas del Lago Argentino para ir en búsqueda del “Espíritu de los Glaciares”. El Crucero Leal ofrece disfrutar del encanto del PNLG de un modo exclusivo. El navío parte del Puerto Privado La Soledad rumbo al noroeste. La presencia de témpanos anuncia la cercanía del Glaciar Upsala. Luego, la embarcación toma el Canal Spegazzini para llegar al glaciar homónimo.  La experiencia se complementa con un exquisito almuerzo gourmet,en base a platos típicos de la región. Tras una breve caminata en Puerto de las Vacas, es momento de emprender el regreso.

-La ruta de los pioneros: Glaciar Sur ofrece disfrutar del encanto de la Patagonia a través de todas sus aristas. La experiencia “Pioneros” comienza a través de la vieja Ruta de las Estancias, donde se revive la historia de los pueblos originarios y los pioneros de la zona.  Luego de apreciar la belleza del Lago Roca, se llega a Nibepo Aike, una típica estancia patagónica, donde se aprecia una demostración de esquila con tijera. Luego de un distendido almuerzo, es hora de embarcarse para navegar por los brazos Sur y Rico del Lago Argentino.Se desembarca en la Playa de las Monedas y se atraviesa un bosque de lengas para alcanzar el mirador sur del Glaciar Perito Moreno. El circuito concluye con una visita de dos horas a las pasarelas.

-Un día de aventura: A sólo 23 kilómetros de El Calafate, Cerro Frías ofrece una amplia variedad de actividades que se amoldan a los gustos de cada visitante. Subir en 4X4 hasta la cima del cerro, donde contemplarán magníficas vistas panorámicas; recorrer a caballo los senderos para disfrutar del encantador entorno; caminar a través de mágicos circuitos; o deslizarse a través de la tirolesa más larga de Sudamérica, son sólo algunas de las opciones.

-Glaciarium: Ubicado en el kilómetro 6 de la Ruta Provincial (RP) N° 11, es un moderno centro dedicado a la divulgación del Hielo Patagónico y sus glaciares, y uno de los pocos centros de interpretación glaciológicos del mundo.

-Reserva Laguna Nimez (Dirección: Paseo Costanero de El Calafate). Consultá horarios y tarifas.

-Estancia Cristina. Consultá horario y tarifas info@estanciacristina.com

Día 1 – El Calafate, tierra de glaciares

Día 1 – El Calafate, tierra de glaciares

Día 2 – La magia del Glaciar Perito Moreno

Día 2 – La magia del Glaciar Perito Moreno

Día 3 – Un viaje para los sentidos

Día 3 – Un viaje para los sentidos

Día 4 – La ruta de los pioneros

Día 4 – La ruta de los pioneros

Día 5 – Un viaje a la prehistoria

Día 5 – Un viaje a la prehistoria

¿Qué comer?

La cocina típica de El Calafate es muy similar a la de toda la región patagónica, destacándose el cordero y la trucha. Los frutos rojos, en general, y el calafate, en particular, son empleados como acompañamiento de platos y en la pastelería.

¿Dónde hospedarse?

El Calafate cuenta con una amplia oferta de alojamientos que se adaptan a las necesidades y el bolsillo de cada viajero.

Texto y fotos de Gabriela Naso.

Comartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 Comments

  1. Pingback: De Ushuaia a El Chaltén – Travel and Taste

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *