Tradición gaucha con estilo europeo

Ubicada en el partido de Lobos, Estancia La Candelaria invita a experimentar un típico día de campo argentino, degustar los manjares de la cocina criolla y, al mismo tiempo, descubrir un magnífico castillo de estilo francés.


A sólo 45 minutos del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, la Ruta 205 nos conduce a Estancia “La Candelaria”. Una tranquera verde sobre el kilómetro 114,5 nos abre paso por un camino de tierra que a los pocos minutos se sumerge en un pequeño bosque. En una curva del camino aparece otro pórtico, esta vez de estilo colonial. La avenida Manuel Fraga Oeste, franqueada por dos hileras de pinos, nos da la bienvenida a “La Candelaria”.

UN POCO DE HISTORIA

A principios del siglo XIX el partido de Lobos, ubicado en la zona suroeste de la provincia de Buenos Aires, era apenas el límite del área alcanzada por la civilización. Hasta aquí llegaron en 1840 el médico y farmacéutico Don Orestes Piñeiro y su hermano, Don José. Dueños de distintas farmacias en la Ciudad de Buenos Aires y el pueblo de Lobos, los hermanos Piñeiro comenzaron a adquirir los primeros lotes de campo en el cuartel 6° del distrito. Como ensayo inicial de la explotación pecuaria, poblaron con ovinos los campos de la estancia, a la que llamaron “Los Pontones”.

Cuando Don Orestes contrajo matrimonio con Candelaria del Mármol, rebautizó la estancia bajo el nombre “La Candelaria” en homenaje a su querida esposa. Como el matrimonio no podía tener hijos, al cabo de unos años adoptaron a una niña, la pequeña Rebeca. En 1890 la joven conoció a Don Manuel Fraga, hijo mayor del matrimonio Fraga Calveyra, afincado en Gualeguaychu, provincia de Entre Ríos. Años más tarde, Rebeca y Don Manuel contrajeron matrimonio.

Estancia La Candelaria. Castillo

En 1894 Don Manuel ideó la construcción de un magnífico castillo, similar a los que había visitado en Francia. El proyecto fue diseñado por el arquitecto francés Albert Favre y concretado por un constructor de apellido Moliére. Como en los grandes palacios de la época, el castillo fue levantado íntegramente con materiales traídos especialmente de Europa, pieza por pieza. Durante largos doce años, llegaron los muebles de Francia e Inglaterra, las arañas de cristal de Murano, los divanes, las armaduras y el portal gótico de madera.

El lujo interior se complementó con pisos de roble de Eslavonia, cielorrasos de marquetería, paredes revestidas con gobelinos flamencos, escaleras con barandas de roble y grandes ventanales con vitreaux. Fue el reconocido paisajista Carlos Thays quien diseñó el espléndido parque con estatuas, fuentes y glorietas, y los bosques de 245 hectáreas, poblados de pinos, araucarias, casuarinas, eucaliptos, nogales y palmeras, para darle un marco natural al castillo.

Para principios del siglo XX, Don Manuel comenzó a participar en las directivas y cuidados de “La Candelaria”. Tras la muerte de Don Orestes, en 1904, la estancia no sólo continuó en la misma línea, sino que acrecentó su explotación ganadera. En 1906 falleció Doña Candelaria y su yerno asumió la dirección integral del establecimiento, dándole un nuevo impulso a través de la participación en certámenes y concursos de sociedades rurales, donde obtuvo altísimas distinciones con ejemplares de Shorthorn, Hereford, Aberdeen Angus, Merino Argentino, Lincoln y Hampshire Down. Don Manuel también se dedicó a la cría de caballos de carreras, siendo Grease Paint, Puro Habano y Bopal algunos de los padrillos más recordados.

Estancia La Candelaria. Campo

Por su parte, Rebeca se dedicó a obras de caridad. Fundó la “Hermandad de Beneficencia” que, además de donar ropas a los niños pobres, desarrolló la “Colonia de vacaciones Rebeca Piñeiro del Mármol Fraga” en uno de los sectores de la estancia. Durante el verano “La Candelaria” se convertía en una suerte de paraíso para los niños que concurrían allí con todos los gastos pagos.

Don Manuel alternaba sus tareas en la estancia con una activa participación social. Fue un reconocido miembro del Jockey Club y llegó a ser intendente de Lobos. Tras su muerte en 1935, Doña Rebeca apeló a su único cuñado, Roberto P. Fraga, quien asumió la dirección de “La Candelaria”, dándole un nuevo impulso.

El 20 de enero de 1940 falleció Doña Rebeca, dejando a su cuñado como único heredero de todos sus bienes, a excepción de la colonia, que pasó a manos de la “Hermandad de la Beneficencia”. Sus restos, al igual que los de sus padres y su esposo, descansan en la Capilla Panteón de La Candelaria, que fue mandada construir por la misma Rebeca para tales fines e inaugurada el 2 de mayo de 1937 con la presencia del Cardenal Primado Monseñor Santiago Luis Copello. 

Estancia La Candelaria. Capilla

En 1940 Don Roberto contrajo matrimonio con Pura Isabella Calvo, con quien tuvo cuatro hijos: Rebeca, Roberto, Rosendo y Marcelo. Tras la muerte de su esposa, Don Roberto se casó con Ema Frías, con quien tuvo dos hijos: Enrique y Carlos. Luego de su muerte, en 1965, “La Candelaria” se fragmentó y pasó a mano de otros dueños. Hoy, el casco de la estancia es utilizado con fines turísticos, pero el recuerdo de los hacedores de este magnífico paraíso aún reina en estas tierras.

FIESTA GAUCHA

A las 9.30 me uno al grupo de SPS Expediciones en la Ciudad de Buenos Aires para partir rumbo a “La Candelaria”. Durante el viaje, la guía nos relata el origen del gaucho y nos cuenta cómo era su vida en el campo. Inmediatamente pienso en el “Martín Fierro” de José Hernández y “El Payador” de Leopoldo Lugones.

En la estancia nos reciben con una canasta rebosante de exquisitas empanadas fritas de carne, un manjar bien a lo criollo. Aquí me separo del grupo para pasear por el casco de “La Candelaria” y el bello parque diseñado por Thays. Las opciones son varias: a caballo, en sulki, en bicicleta o a pie. El predio también cuenta con canchas de polo (se dan clases en temporada), de fútbol, de vóley y de tenis, piscina y juegos para niños.

Estancia La Candelaria. Paseo

Al medio día visito el imponente castillo para participar de la charla. Allí me interiorizo en la historia de la familia y recorro las dependencias de la planta baja. Lo que comenzó como un sábado gris, se trasformó en un espléndido día soleado. El castillo se recorta contra un cielo celeste y por un segundo siento que estoy en la primavera francesa. “La Candelaria” es un verdadero páramo donde se pierde la noción del tiempo y el espacio.

De regreso en el Salón del Lago, me preparo para degustar un típico asado argentino, acompañado de los mejores vinos de nuestro país. La moza deja en la mesa una parrilla con chorizos, chinchulines, riñones, matambre, vacío, pollo y costillas hechas al asador. Simplemente delicioso. ¡Un aplauso para el asador!

Luego, mientras pruebo el suculento flan casero con dulce de leche, comienza el show folclórico. Tres parejas se suben al escenario para exhibir las danzas típicas. Entre faldas coloridas, pañuelos, boleadoras y tambores, el público se une a los gauchos y las chinas.

Estancia La Candelaria

Por la tarde visito la Capilla Panteón, donde descansan los restos de Orestes Piñeiro, Candelaria del Mármol, Manuel Fraga y Rebeca Piñeiro del Mármol Fraga. Desde allí me dirijo al Campo de Destreza Criolla, donde los gauchos nos enseñan sus habilidades en distintas pruebas, junto a sus eternos compañeros, los caballos.

El mate, los pastelitos y la pastafrola son el cierre de un estupendo día de campo. La belleza arquitectónica y paisajística se complementa con una exquisita oferta gastronómica para satisfacer a quienes visitan este paraíso llamado “La Candelaria”.

INFORMACIÓN ÚTIL
Dirección: Ruta Nacional Nº 205, km 114,5, Lobos, Provincia de Buenos Aires, Argentina.
Horario de atención: Todos los días de 9 a 19.
Tours desde Buenos Aires: SPS Expediciones.

La Candelaria Logo

+info: www.estanciacandelaria.com | Tel: + 54 2227 494132 /494473 | mail: info@estanciacandelaria.com

Texto y fotos de Gabriela Naso.

Comartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 Comments

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *