Un viaje para los sentidos

El Crucero Leal ofrece un programa ideal para disfrutar de los glaciares con todos los sentidos. La atención personalizada, el almuerzo gourmet y los amenities a bordo se complementan con un extraordinario paisaje para satisfacer a los más exigentes viajeros.

Partimos del centro de El Calafate rumbo al Puerto Privado La Soledad. El trayecto de 50 kilómetros nos demanda apenas 45 minutos.  Junto a un impresionante mulle de madera, aguardan los dos navíos de Cruceros MarPatag. Nos embarcamos a bordo del Crucero Leal para vivir la Experiencia Glaciares Gourmet, que combina paisajes de ensueño, gastronomía gourmet y el más alto confort.

El personal nos conduce hasta el cálido salón principal, con capacidad para 28 personas –posee cuatro mesas para 6 personas y una mesa para 4 personas-. Una vez que estamos ubicados, el capitán y el resto de la tripulación nos dan la bienvenida a bordo. Estamos listos para zarpar y adentrarnos en las aguas del Lago Argentino.

MarPatag - Lago Argentino

El guía comienza a describir -primero en español y luego en inglés- la geografía que nos rodea. El sistema de sonido permite escucharlo tanto en el interior, como en el exterior, por lo que salimos a la cubierta principal, ubicada en el nivel superior, para apreciar el paisaje. Nuestro exclusivo y variopinto grupo está conformado por personas de Bélgica, Rusia, Brasil, Formosa, Córdoba y Buenos Aires.

Atravesamos el paso más estrecho del Lago Argentino, con el Cerro Avellaneda –que debe su nombre al  ex Presidente Nicolás Avellaneda– a nuestra izquierda, y nos dirigimos hacia el Canal Upsala por el Brazo Norte del lago. Desde la cubierta obtenemos una magnífica visión a 360 grados: los cerros a los costados, las montañas nevadas al frente y el sol a nuestras espaldas, que intenta atravesar la capa de nubes.

MarPatag - Lago Argentino 1

Luego de la primera sesión de fotos, regresamos al salón principal, donde una taza de café nos ayuda a quitamos el frío. A medida que avanzamos, aumenta la presencia de los témpanos. Estos grandes bloques de hielo milenario, que por un efecto óptico se ven de color azulado, anuncian la cercanía del Glaciar Upsala.

La embarcación se detiene frente a la barrera de témpanos que momentáneamente impide el ingreso al Canal Upsala y desde allí observamos la belleza y magnitud de la gran masa de hielo. Desde la cubierta de proa, dos tripulantes extraen un trozo de hielo de uno de los témpanos. Los valientes nos animamos a tomarlo con las manos desnudas.  Cuando su superficie lisa entra en contacto con la piel, una ola de frío nos atraviesa el cuerpo y una sonrisa de emoción se nos pinta en los labios. El trozo de hielo pasa de mano en mano. A pesar del frío, el ambiente es cálido en la cubierta superior. Parecemos una gran familia lejana, pues todos celebramos las ocurrencias de nuestros compañeros de viaje.

MarPatag -Glaciar Upsala 1

Unos minutos más tarde, volvemos al salón  principal. Es hora  de deleitaros con el almuerzo. La entrada consiste en unas empanadas de carne, con salsa criolla para acompañar.  Luego, degustamos un plato gourmet a base de salmón rosado.

Entre bocado y bocado, el crucero toma el Canal Spegazzini para llegar al glaciar homónimo. Su figura es impactante. Pequeños hilos de plata se deslizan por las laderas de la montaña hasta sumergirse en las profundidades del Lago Argentino, cuyo color lechoso resalta debido a la presencia del sol.

MarPatag Glaciar Spegazzini

Una vez más, la naturaleza se superó a sí misma. Sin dudas, el acercamiento al Glaciar Spegazzini es un momento emotivo, que cautiva los corazones de todos los pasajeros. Algunos alzan sus copas para celebrar su belleza. La pureza de la masa de hielo contrasta con el color oscuro de las rocas. De todas las postales que vimos hasta el momento, ésta es la más hermosa.

Poco a poco, la embarcación se aleja del magnificó glaciar, mientras nos deleitamos el exquisito guiso de cordero, la estrella indiscutida del menú. Pero esta fiesta para el paladar aún no concluye. Antes de desembarcar en el Puesto de las Vacas, saboreamos una mousse de frutos rojos y dulce de leche, acompañada con frambuesas bañadas en chocolate.

MarPatag - Puesto de las Vacas

La tripulación nos ayuda a desembarcar en Puesto de las Vacas, donde nos recibe un viejo cartel y un cráneo de vaca, muy al estilo de Indiana Jones. Caminamos por la costa y dejamos atrás los restos de un viejo muelle y cascadas encantadas para llegar al refugio del guarda parques. El color rojizo de la construcción contrasta con el turquesa lechoso del lago y el verde intenso del suelo.

El lugar parece detenido en el tiempo, debido a la arboleda añosa existente y los troncos caídos. En este paraíso los árboles nuevos no logran despuntar del suelo, por la presencia de vacas y caballos salvajes que arrasan con ellos.

MarPatag - Puesto de las Vacas 3

El pequeño trekking continúa hasta un tronco caído en la playa, un punto panorámico ideal para tomar fotografías. De regreso en el barco, alzamos nuestras copas de champagne para celebrar una experiencia que nos acompañará de por vida, agradecemos la atención de la tripulación y felicitamos al chef por los sabrosos manjares.

Las nubes dejan paso al sol, que nos invita a subir a cubierta para disfrutar de las dos horas y media de navegación que nos quedan. El viento es sólo una ligera brisa que nos besa la frente. Es el momento ideal para apreciar la belleza del paisaje que nos rodea, con las montañas del fondo y el lago que se extiende como una alfombra debajo del crucero. Cada mirada es una postal. Algunos viajeros compartimos relatos de antiguas aventuras, mientras otros disfrutan de los amenities del salón principal y beben una taza de café.

MarPatag - Lago Argentino 8

El Crucero Leal ofrece un viaje para los sentidos, que combina paisajes maravillosos, delicias para el paladar y atención personalizada. Es una de esas experiencias que se recuerdan por siempre y, al evocarlas, nos colman el alma de felicidad. Entre besos y abrazos, nos despedimos hasta la próxima.

LOGO-MARPATAG

+info: www.crucerosmarpatag.com | E-mail: glaciares@crucerosmarpatag.com | Tel.: (0054-2902) 492-118

 

Texto y fotos de Gabriela Naso.

Comartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *